La dimensión ética del Combatiente Rodriguista.

Camino, senderos, huellas y calles polvorientas que antes fueron rutas de viajeros clandestinos, escenarios de puntos de contactos y lugares de agrupamiento previo a las acciones.

La dimensión ética del Combatiente Rodriguista.


  (…este tipo de lucha nos da la oportunidad de convertirnos en revolucionarios, el escalón más alto de la especie humana,  pero también nos permite  graduarnos como hombres; los que no puedan alcanzar ninguno de estos dos estadios, deben decirlo y abandonar la lucha…)

                                                                                                             Ché

 

Camino, senderos, huellas y calles polvorientas que antes fueron rutas de viajeros clandestinos, escenarios de puntos de contactos y lugares de agrupamiento  previo a las acciones.

 

Intento recoger desde la historia, desde los escritos y hechos, desde las piedras, de la tierra o de los paisajes que me hablan y trato de traspasar las caricaturas, los mitos y  acceder a la esencia de una organización revolucionaria que en la lucha contra la dictadura militar se constituyó no solo en un actor principal sino que en momentos encarnó el anhelo de todo un pueblo y de los revolucionarios con el desarrollo de su proyecto: el Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

 

Los partes de Guerra, las declaraciones, las entrevistas, los documentales son elementos necesarios para el bosquejo, pero insuficientes para comprender la totalidad, cuando hoy muchos que ayer fueron, reniegan, cuando las historias se tergiversan para salvar o reforzar prestigios personales o cuando se falsean los hechos para mendigar pedazos de libertad al gobierno empresarial de turno.

 

Surgió entonces, en el marco de mi investigación historiográfica, esta entrevista a Mauricio Hernández Norambuena, el Comandante “Ramiro” encarcelado en Brasil quien a pesar de las durísimas condiciones en que se encuentra, logró responder a nuestras preguntas, muchas veces filosas, duras, surgidas desde el contexto antes mencionado y  a condición de que algún día fueran publicadas como un homenaje al fundador del Frente, asesinado en las cercanías del río Tinguiririca luego de la toma realizada por un destacamento del FPMR del poblado de “Los Queñes”, comandante Raúl Pellegrin.

 

 

Pregunta: Suele afirmarse que el FPMR no tenía una clara concepción e identidad política, y que por sus orígenes como brazo armado del PC, luego de su autonomización, reemplazo el análisis político por lo operativo.

 

Mauricio: La identidad del FPMR es determinada por una concepción de la política en la cual los contenidos éticos y la voluntad de vencer impregnan toda su praxis y esta se desarrolla esencialmente mediante el lenguaje de los hechos y con total compromiso de la vida en ello. No existen términos medios, es una apuesta absoluta y definitiva, de vencer o morir. El acierto de esta concepción se expresa en que los contenidos éticos y la voluntad de vencer potencian la determinación y la convicción de los militantes, la cual contribuye decisivamente en las victorias operativas, y en circunstancias extremas de adversidad y riesgo motivan conductas heroicas y/o honrosas.

También la praxis rodriguistas guiada por la máxima martiniana “la mejor manera de decir es hacer” usa un lenguaje más claro (por lo directo y concreto) para el entendimiento popular, emulando con ello al querido héroe del pueblo Manuel Rodríguez. Así, el mensaje llega.

 

En la dinámica de la praxis del Frente Patriótico los sectores populares van poco a poco ganando confianza en sus propias fuerzas y así el FP se va consolidando en el ideario popular como un importante referente combativo en la lucha antidictatorial. Esta singular concepción de la política atraviesa y esta presente en todas las políticas que implementa el FP y es determinante en sus logros políticos y operativos en sus diferentes etapas: en la de 1983 a 1987 impulsando la política de Rebelión Popular, un proyecto reformista de perspectivas insurreccional y en el que como brazo armado del PC teníamos el rol exclusivamente técnico-militar, así como en la etapa de 1987 a 1988 donde se generó una nueva síntesis en el proyecto de Guerra Patriótica Nacional, una estrategia de poder que surge como resultado de la aplicación creadora del pensamiento y la práctica del movimiento revolucionario de América Latina  a la realidad chilena.

 

Pregunta: Me llama la atención la apelación constante a lo ético sobre el análisis político concreto ¿Podrías profundizar?

 

Mauricio: Es que estamos hablando de un componente esencial del militante rodriguista, insistiendo en un aspecto de la cuestión subjetiva, que es la dimensión ética donde la piedra angular es una ideología que tiene como su motor al amor por la humanidad, la fraternidad humana y que coloca en el centro de sus objetivos la justicia social para el bienestar y realización humana.  Es la moral del Ché que estimula a los hombres a dar lo máximo y lo mejor de si, que toca las fibras más profundas de la humanidad que existen en cada hombre y los impele a actos de gran altruismo,

Es la fuerza de todo ejemplo personal como sustento de toda autoridad real.

Esla trasparencia en la conducta coherente entre el decir y el hacer, en la capacidad de autocrítica.

Es el rigor como medida del esfuerzo y exigencia personal.

Es el coraje vital para enfrentar y vencer los desafíos de la lucha.

Es la dignidad de las fuerzas para no flaquear en las circunstancias mas duras.

 

Pregunta: ¿Algún ejemplo concreto de lo que tú estas mencionando?

 

Mauricio: Por supuesto. Los sucesos conocidos como la matanza de Corpus Christi de Junio 1987, en que la represión cercó una escuela de cuadros rodriguistas ubicada en calle Varas Menas, en la comuna de San Miguel y en que dos combatientes cumplieron con su deber de proteger la vida de 14 jóvenes alumnos(as) rodriguistas. Quiero hablar de ellos para grabar en todas las memorias la altura moral de sus conductas en esa hora última, más cuando sabían que no habría otra. Juan Waldemar y J. Rivera se inmolaron para salvar a los alumnos. Podría citar como otro gran ejemplo de esta dimensión ética los hechos ocurridos en el pasaje Romeo de Ochagavía el 23 de agosto de 1984, pero nunca estuvieron en riesgo tantas vidas en momentos extremos como en la calle Varas Menas.   

 

Pregunta: A tu juicio ¿Era realmente posible vencer en esta estrategia?

 

Mauricio: La posibilidad de vencer siempre es una posibilidad que se potencia en los hechos. Esta potencialidad el FP la va transformando en realidad con cada acción rodriguista que simboliza que sí es posible, simboliza el atreverse a vencer, que para ello hay que superar las propias barreras mentales del derrotismo, del fatalismo tan arraigado en la cultura popular, es necesario sacudirse del peso de la noche del que habla Portales. La dinámica operativa del FP principalmente va temperando la férrea voluntad de poder.

 

Pregunta: Después de la derrota de la estrategia de GPN, de los sucesos de Los Queñes, de tu encarcelamiento han surgido voces que hablan de una dirección personalista y verticalista en el FPMR, señalándote como responsable directo de muchas decisiones…

 

Mauricio: todas las decisiones del Frente para sus principales operaciones fueron decisiones colectivas de su máximo órgano de dirección, siguiendo los procedimientos estipulados en nuestra orgánica. Esa fue mi experiencia en el periodo que participé  en la dirección del Frente. No hubo decisiones unipersonales ni autonomía de nadie respecto de acciones de gran dimensión política. Simplemente no lo habríamos aceptado. Además quiero dejar bien en claro que nuestros errores de dirección política en ese periodo se deben exclusivamente a incapacidades propias y no a irregularidades orgánicas. La cohesión político-militar del principal órgano de dirección de ese entonces es algo que sí podemos estar orgullosos.

 

Pregunta: ¿Cuál es tu opinión del cambio y la continuidad que hoy expresa el Frente Patriótico Manuel Rodríguez?

 

Mauricio: El FPMR inició su transformación político-orgánica en 1993 luego que impulsamos el viraje estratégico, abandonando con ello nuestra concepción anterior que situaba el accionar armado en el centro de todo nuestro quehacer político. Este proceso de reflexión y cambio conlleva el reconocimiento de nuestra derrota y la necesidad de abocarnos al debate sobre la nueva realidad política. Demora algunos años en materializarse  este proceso durante el cual van surgiendo diversas políticas que posibilitan la sobrevida del rodriguismo como expresión de la continuidad orgánica del Frente. Te darás cuenta que yo no hablo de continuidad histórica porque ello implicaría afirmar la continuidad de la esencia del rodriguismo, o sea, la singular concepción del “hacer” política expresada en una praxis de enorme dimensión ética y sin duda esta esencia acabó perdiéndose en la década de los 90.

 

AGRADEZCO A TODAS LAS MANOS QUE  LOGRARON HACER LLEGAR A “RAMIRO” MIS PREGUNTAS Y DEVOLVERME SUS RESPUESTAS.

 

SANTIAGO,  OCTUBRE DE 2009.  

FRANCISCA  Francisca

Penal de máxima seguridad de Porto Velho

Escriba a Mauricio:
Mauricio Hernández Norambuena
Penitenciária Federal de Mossoró - RN
Rodovia RN15, Km12, Estrada MOssoró-Baraunas
CEP 59600-970 Mossoró - RN
Brasil

Comités Patrióticos por Mauricio Norambuena
5624 días de regimen
carcelario inhumano.

Solidariza con Mauricio con una donación. Si estás en Chile, deposite dinero a la cuenta N° 2721374-00 (Banco Scotiabank) a nombre de Laura Hernández (rut N° 8329187-7). Si estás afuera de Chile, pulse aquí